Tom Hiddleston habla de The Hollow Crown, su pasión por Shakespeare, su paralelismo con Loki, la aparición de su personaje en Comic-Con y más

Great Performances: The Hollow Crown - Henry V

Transmitiéndose por Great Performances del canal PBS, The Hollow Crown es una espléndida serie de adaptaciones filmadas de cuatro de las obras históricas más apasionantes de Shakespeare –Richard II, Henry IV partes 1 y 2 y Henry V– que cuentan el ascenso y la caída de los tres reyes y cómo su destino da forma a la historia inglesa. Filmada en Inglaterra entre el verano de 2011 y la primavera de 2012, Ben Whishaw, Jeremy Irons y Tom Hiddleston son apoyados por un elenco fenomenal que incluye a Rory Kinnear, Patrick Stewart, David Suchet, David Morrissey en Richard II, Simon Russell Beale, Michelle Dockery, Julie Walters y Maxine Peake en Enrique IV y John Hurt, Anton Menores y Paterson Joseph en Henry V.
Recientemente, Collider tuvo la oportunidad de sentarse con Tom Hiddleston para charlar sobre Shakespeare, y de inmediato nos llamó la atención lo apasionado que es el actor sobre ese tema e quedamos impresionados por la forma en que puede recordar fragmentos de las obras, aparentemente a voluntad. Durante la entrevista, habló de cómo se involucró con el proyecto épico, por qué le atrajo, cómo fue trabajar con un reparto tan fantástico, su amor por el teatro y por qué escuchar el lenguaje de Shakespeare es como escuchar buena música. También habló de los paralelismos entre Shakespeare y Loki (el personaje que interpreta en las películas del Universo Marvel) y cuál es su reacción ante el éxito que ha conseguido su personaje, además de lo emocionado que está de volver al escenario para desempeñar el papel protagónico en Coriolanus, la aguda tragedia de Shakespeare sobre la manipulación política y venganza, que se presentará en el Donmar Warehouse de Londres del 6 de diciembre al 8 de febrero del 2014. Echen un vistazo a lo que él tiene que decir.

Collider: ¿Cómo llegó a este proyecto?
TOM HIDDLESTON: Estaba en Londres y, esta es la pura verdad de Dios, yo estaba a punto de subir al avión para viajar a la premier de Thor en Los Angeles, en mayo del 2011. En el momento en que yo estaba haciendo las maletas, el Príncipe Guillermo se casaba con su novia, Kate Middleton, y se convertían en el Duque y la Duquesa de Cambridge. En medio de la ceremonia, Sir Richard Eyre me llamó y me dijo: “¿Quieres interpretar al Príncipe Hal en Henry IV, parte 1 y parte 2, que estoy dirigiendo para la BBC?” Y yo había soñado con interpretarlo. El Príncipe Hal es uno de los papeles más increíbles para un hombre joven en toda la literatura dramática. Él sufre el gran arco clásico del salvaje e indulgente rebelde que está probando sus límites y extiende sus límites, y que eventualmente asume la responsabilidad y se convierte en el hombre que llega a ser, que es uno de los grandes reyes guerreros de Inglaterra. Es un arco histórico, es básicamente perfecto. Yo siempre había soñado con interpretarlo. Y él me dijo que Jeremy Irons haría a Henry IV y Simon Russell Beale sería Falstaff, y Richard Eyre es alguien que he respetado toda mi vida.
Él dirigía el Teatro Nacional cuando yo era adolescente, y el Teatro Nacional es una increíble institución de la creatividad, el coraje y la comunidad en Londres. En realidad, ahí se une una gran cantidad de actores de la manera más extraordinaria. Vi a Judi Dench en el Nacional. Vi a Ian McKellen en Ibsen. Vi a Vanessa Redgrave haciendo una obra con Paul Scofield, llamada John Gabriel Borkman. Vi a Michael Gambon actuando a Falstaff. Vi a Simon Russell Beale interpretando a Hamlet y Iago. Es donde realmente descubrí el drama. Es de donde viene mi pasión por la actuación. Tengo otra pasión, por supuesto, ya que me encanta el cine. Me inspiré en Indiana Jones, Superman, El Padrino, Salvando al soldado Ryan y Taxi Driver. Me encantan las películas, pero en mi mente las películas se hacían en América. Por lo tanto, mi gran pasión por la actuación nació al ver una gran cantidad de funciones en los teatros cuando era adolescente, y bajo la tutela de Richard Eyre. Así que fue increíble cuando él me llamó y me dijo: “¿Te gustaría venir y unirte a mi compañía, y actuar este gran papel para un hombre joven?” No sé si lo hizo intencionalmente, pero fue un momento extraordinariamente simbólico que el joven príncipe se casaba y se convertía en el futuro rey, y que entonces él me llamara y dijera: “¡Vamos!” Y de verdad, esa es la forma en que ocurrió.

¿Qué fue lo que le gustó para hacer esto, en qué momento de su carrera lo hizo?
HIDDLESTON: Sabía que me iba ese verano a filmar The Avengers y que podría volver para rodar estas tres películas en el invierno. Fue solo una de esas cosas; como actor británico, fue un privilegio que me llamaran. Sam Mendes se había acercado a la BBC y les dijo “me gustaría hacer tantas obras de Shakespeare en el cine como se me permita hacer” y le dijeron “No” pero le propusieron: “Londres es la sede de la Juegos Olímpicos. ¿Por qué no eliges cuatro, y podemos hacer una especie de Olimpiada Cultural, esa sería una fiesta nacional”. Shakespeare es nuestro más fino, más sofisticado y más extraordinario legado artístico. Por lo tanto, él eligió estas obras históricas, ya que son acerca de Inglaterra. Es el idioma inglés, los reyes ingleses, el campo inglés y nuestra historia, y entonces nadie dijo: “No”. Por eso es que el elenco es para morirse, con Patrick Stewart, John Hurt, David Suchet, Ben Whishaw, Rory Kinnear, David Morrissey, Julie Walters, Jeremy Irons, y la lista sigue y sigue y sigue. Sólo por trabajar con estas personas ya era un gran privilegio para mí.

¿Cómo es que también llega a ser Henry V?
HIDDLESTON: Mientras yo estaba filmando The Avengers, ellos tenían la idea de cruzar al elenco al segundo lote de películas. Richard II ya había sido filmada en el verano, y Thea Sharrock y Richard Eyre tuvieron la idea de que yo debería interpretar también a Henry V, para completar la travesía. Así que eso es lo que pasó. Era una obviedad, para ser honesto. Estoy muy contento y orgulloso de haberlo hecho.

Debe haber sido genial usar locaciones para hacer esto, en lugar de limitarse a lo que se puede hacer en el escenario de un teatro.
HIDDLESTON: Sí. De verdad estuve montado en un caballo, y en realidad cabalgué en la batalla. No había efectos ni colores tras bambalinas. Estabas en una batalla real.

¿El lenguaje de Shakespeare es fácil para usted, o necesita pasar mucho tiempo trabajando en él?
HIDDLESTON: Tienes que aprenderlo muy, muy, muy, muy bien. Pero creo muy apasionadamente en Shakespeare, en que es un lenguaje contemporáneo y fácilmente accesible y comprensible. El problema de Shakespeare es que en los textos parece alienante, excesivamente construido, difícil y florido. Pero el trabajo del actor es digerirlo, y sólo después hablarlo como si tú lo estuvieras inventando. Y entonces, te das cuenta de que es muy comprensible y muy fácil. Una vez que afinas el oído a él, lo comprendes todo y es maravilloso. Es como escuchar buena música. Tú dices “Wow, ¡qué cosa tan increíble!” Yo creo que en realidad los pensamientos son muy simples. Y para mí, en cierto modo el gran enemigo de Shakespeare es la gente que ha sobre-actuado y lo ha hecho parecer esta gran cosa atemorizante que uno tiene que tratar con gran ceremonia.
Gran parte de la forma en que hablan los personajes es muy sencillo y fruto de la casualidad. Me encanta cuando el Príncipe Hal le está tomando el pelo a Hotspur en el pub. Está borracho y dice: “Yo todavía no estoy en la mente de Percy, el Hotspur del norte, el que mata a unas seis o siete docenas de escoceses en el desayuno, se lava las manos, y le dice a su esposa ‘Fie, ¡esta es una vida tranquila! Quiero el trabajo’”. Le está tomando el pelo a este guerrero saleroso y fuerte. Parece muy contemporáneo para mí. Harry Percy, Hotspur, tiene una increíble reputación como guerrero, y él le está tomando el pelo diciendo que probablemente se levanta y mata escoceses para desayunar solo porque eso es lo que hace. Y eso me hace reír.
En Henry V, por ejemplo, los grandes discursos nacen de la narrativa. El ejército inglés, como cualquier ejército, está asediando un castillo francés y hacen una brecha en el muro. Básicamente obtienen un ariete y hacen un hueco en la pared, y luego los franceses regresan apresurados al castillo y los ingleses huyen, y la respuesta de Henry es: “Una vez más hasta la brecha, queridos amigos, una vez más. ¡O cierren la pared con nuestros ingleses muertos!” Es como: “O atravesamos la pared, o la cerramos con los cadáveres”. Y entonces, es sólo el discurso más increíblemente inspirador: “En la paz no hay nada como ser un hombre modesto y humilde. Pero cuando explota la guerra en nuestros oídos, entonces debes imitar la acción del tigre”. Es algo extraordinario para decir: “En tiempos de paz hay que ser amable, atento y humilde. Pero cuando hay guerra, debes soltar a la bestia”. Eso es lo que está diciendo. No se puede escribir mejor que eso. Yo soy muy apasionado al respecto ya que me parece tan moderno. Suena como lo que diría cualquier entrenador en un vestidor, o cualquier grupo de perdedores que han perdido su suerte y parecieran estar enfrentando un obstáculo insalvable. Me motiva.

Su aparición como Loki en Comic-Con fue absolutamente brillante. Cuando empezó con ese personaje ¿tenía idea de que tendría la reacción que ha tenido, y que la gente estaría solicitando que Loki tenga su propia película?
HIDDLESTON: No tenía ni idea, en absoluto, la verdad. Cuando firmé para interpretar a Loki para Kenneth Branagh, yo sabía que tenía un regalo con ese papel. Es como Hal en muchos aspectos. O tal vez Thor y Loki son los dos lados de Hal, ya que los dos nacieron príncipes y están luchando con un padre autoritario, y ambos buscan sus propias maneras de rebelarse contra él. Y no es casualidad que Kenneth Branagh haya interpretado a Hal en Henry V. Está en su ADN. Pero también, Ken y yo tomamos prestadas otras tropas de Shakespeare, como Cassius en Julio César, que tiene “un aspecto delgado y hambriento”. Y está la capacidad de Iago para cambiar las cosas a su favor, de una manera muy espontánea y con pensamiento rápido. Iago es el gran táctico y estratega de Shakespeare, y Loki definitivamente tomó prestado eso de él.
Pero en cuanto a la simpatía que ha logrado entre la audiencia y con los fans, es increíblemente sorprendente y me siento profundamente humilde. Estoy muy orgulloso. Nunca soñé que alguna vez crearía un personaje que fuera tan querido, o lo que sea. No estoy muy seguro de si él es querido, pero la gente está fascinada por él y parecen disfrutar de su existencia. Es genial. Comic-Con fue muy cool. Fue una experiencia increíble. Probablemente se parece a una especie de hechos consumados, pero cuando yo estaba de pie en el escenario no sabía que la gente iba a responder de esa manera. Pensé que podría conseguir algo, pero yo no sabía que iban a empezar a decir mi nombre antes de que se los pidiera. Fue muy, muy divertido. Fue más divertido de lo que se debe permitir.

¿De quién fue la idea de hacer eso?
HIDDLESTON: Fue una combinación mía y de Kevin Feige. Él me dirigió y me dijo: “Bueno, así es como debe ir”. Y entonces, lo construimos a partir de ahí.

¿Está emocionado de volver al escenario nuevamente con Shakespeare, para presentar Coriolanus en diciembre?
HIDDLESTON: Hacer estas películas fue lo que me hizo darme cuenta de que, tan pronto como me fuera posible, tenía que encontrar un momento para volver. El texto y la escritura son tan ricos, y los sentimientos son tan grandes. Todo se siente como si estuviera excavando en la naturaleza humana, en su forma más antigua y eterna. Los seres humanos no han cambiado. Básicamente, Shakespeare está dibujando en las mayores formas disponibles, como escritor, y con el lenguaje más impresionante que se ha escrito. Como actor, cuando actúas en una película tienes muy poco tiempo para hacer a tu personaje. Filmamos cada película en cuatro semanas y media, y una vez que está terminada ya no puedes volver a hacerlo. La belleza de Shakespeare es que es tan rico que te vas a la cama por la noche y te despiertas a ti mismo pensando: “Esta noche voy a probar esto. Voy a probar esta idea. Voy a tratar de ampliar esta metáfora o dirigirme a este personaje o actuarlo más grande y más amplio”. Y entonces, tal vez al día siguiente, voy a actuarlo más pequeño.
Tienes la oportunidad de probar y estirar y expandir la forma de la escritura, y sólo tienes que hacerlo una y otra y otra y otra y otra y otra y otra vez en el teatro. Y como se demostró en Comic-Con, hay una química irrepetible y única entre un actor y un público en vivo. Ese momento en Comic-Con tiene tanto que ver con todos los que estaban en ese salón como lo tuvo conmigo. Muy a menudo, en el teatro, el público no sabe que son cómplices de la química en la función de esa noche. Su calidad de escucha y su calidad de compromiso siempre aumenta o disminuye la actuación en sí, ya que podemos sentirlo. Es una relación real. Y eso me encanta. Puedo hacer Coriolanus cien veces y nunca va a ser lo mismo, ya que dependerá de quién está en la multitud esa noche. No hay nada como una actuación en vivo.

The Hollow Crown se transmitirá la noche de los viernes en PBS, del 20 de septiembre al 11 de octubre.

Traducción: Eli.
Fuente: Collider

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s