Tom Hiddleston retorna como el maquiavélico Loki en Thor: The Dark World

64

Les compartimos la entrevista que Marvel realizó a Tom Hiddleston

Tom Hiddleston interpreta a Loki, el maquiavélico hermano de Thor, por tercera vez en THOR: UN MUNDO OSCURO, de Marvel. Para el actor, no sólo es un privilegio sino una tarea disfrutable la de interpretar varias veces un mismo personaje. “Lo sorprendente de Loki es que ésta es mi tercera reunión con él, y ha transcurrido un año entre cada una de ellas. Esencialmente, mi entendimiento del personaje se profundiza cada vez más”, afirma Hiddleston. “Siento que esta secuela de Thor y mi tercera posibilidad de interpretarlo fue una oportunidad, como actor, para hallar nueva profundidad, más dimensión y nuevas versiones de su psicología, su aspecto físico y su capacidad de sentir”.
¿Cómo fue interpretar a Loki en esta película?
No ocurre muy a menudo en la industria del cine, que un actor tenga el privilegio de reinterpretar un personaje que ha compuesto alguna vez. Normalmente, si estás en teatro subes al escenario; si estás en el cine, haces una toma y desarrollas una  relación con el personaje mientras lo interpretas, pero te quitas el vestuario y todo se acaba.
Lo sorprendente de Loki es que ésta es mi tercera reunión con él, y ha transcurrido un año entre cada una de ellas. Esencialmente, mi entendimiento del personaje se profundiza cada vez más. Siento que esta secuela de Thor y mi tercera posibilidad de interpretarlo fue una oportunidad, como actor, para hallar nueva profundidad, más dimensión y nuevas versiones de su psicología, su aspecto físicos y su capacidad de sentir. Loki es, en un sentido, un desquiciado agente psicopático del caos, que existe en la mitología como un gran problema. Pero a nivel humano, su psicología y su paisaje emocional es muy, muy interesante, ya que él es tan inteligente y, a la vez, está tan herido. Esta película es una posibilidad de que su capacidad de heroísmo y su amenaza maquiavélica se encuentren.
¿Te has conectado con los altibajos de Loki en esta película? ¿Deseas que él se sobreponga a ellos?
Hay ciertas cosas de Loki, tal como vimos en THE AVENGERS: LOS VENGADORES, de Marvel, que deben permanecer en THOR: UN MUNDO OSCURO. Él es el mismo personaje, aún posee ese encanto desenfadado y su ingenio provocador. Él aún adora provocar a la gente y hallar y explorar las debilidades ajenas. Aún es egoísta y vanidoso, arrogante, orgulloso, pero también es elegante y divertido. Está lleno de carisma y por eso me encanta interpretarlo; no es un clásico chico malo. Es alguien que conoce su verdadera naturaleza y que lo pasa bien; hay un elemento de disfrute y de alegría ante el hecho de ser malvado. Creo que, parte de ello, proviene del hecho de que nunca ha tenido la responsabilidad de comandar el reino. Él es un agente libre y, como es adoptado y sabe quién es, se siente con gran confianza de que no hay otro Loki en todo el universo; hay sólo un Loki y a él le encanta eso.
Thor, de Kenneth Branagh, fue espectacular y divertida; llena de acción. Chris es tan encantador en esa película; Natalie también es maravillosa. La relación entre ellos tiene mucha luz y ambos poseen gran química, pero detrás de todo eso estaba la historia en Asgard, una historia honesta, real y con mucho peso. Había sentimientos reales expresados por grandes personajes; Odin, Thor, Loki. Quisimos honrar eso en THOR: UN MUNDO OSCURO, para que tuviera un sentido de peso emocional también. Lo que eleva estas películas y las diferencia de ser meramente grandes filmes de acción genérica es que el guion y las caracterizaciones están imbuidas de humanidad; los personajes luchan con sus cosas. Thor está lidiando con las responsabilidades de ser hombre, de ser un buen hijo para su padre y su madre, y de sus sentimientos por Jane. El desarrollo de Chris en esta película es fascinante, porque su personaje está más oscuro y más grande, y todas estas dinámicas familiares se sienten como grandes encarnaciones de formas humanas muy veraces. Todo el mundo tiene una familia; cada familia confronta de vez en cuando y esta familia de Asgard no es muy diferente.
Ésta es una historia cósmica, pero aun así está anclada en la realidad. ¿Crees que es ésa la causa por la cual estos filmes son tan atractivos para los fans?
Siempre que una historia dramática es contada, desde hace dos mil, tres mil años, lo que atrae a la audiencia –ya sea sentada frente a una fogata o en una sala de cine o en un teatro- es la expresión de la verdad; del comportamiento humano veraz a gran escala. Los griegos y romanos lo expresaron con sus dioses y monstruos, los nórdicos también lo hicieron, y nosotros lo hacemos hoy con las películas. Lo hacemos con estos enormes personajes, que viajan a través de narrativas y escenarios importantes, pero lo que los hace más atractivos es que son como nosotros. Aguantan y sienten las mismas cosas que nosotros sentimos. Se enamoran, se desenamoran. Encuentran obstáculos para alcanzar lo que desean; tienen problemas familiares, se enfrentan a sus desafíos.
Lo que más me entusiasma del mundo de Thor es que tiene, en su propio centro, a una figura de capa roja que ondea en el viento, y un martillo y la cota de malla, y que luce como un dios, pero que también es un hombre que está luchando con su identidad y su destino. Está discutiendo con su padre; tiene una relación muy complicada con su hermano –allí es donde yo ingreso en la trama- y tiene una madre y una mujer a quien ama. Lo interesante es que todos los personajes de ese paisaje están imbuidos con una cierta humanidad; una humanidad que parece reflejar la nuestra. Y también, junto con todo esto, hay fantásticas explosiones, acción en 3D que es intrínsecamente cinematográfica. Te estremecen y entusiasman, y por eso amamos las películas. Cuando uno va al cine se olvida de la vida por un rato; se escapa a otra historia que, quizás, refleja la propia; todos hacemos eso durante un mágico momento.
¿Cómo cambió la relación entre Thor y Loki, y entre Chris Hemsworth y tú, en el transcurso de estos filmes?
Siempre pensé que actuar es similar a un partido de tenis; uno es tan bueno como la persona con quien juegas. Hablo como un gran aficionado al tenis, además; me encanta el deporte. Lo que más me entusiasma acerca del tenis y de la actuación es que ese ‘peloteo’ entre dos personas es cuando ocurre la magia. No importa necesariamente quién está jugando, hay una química especial que tú puedes tener con otro actor, y tiene que ver con la confianza. Desde las primeras escenas de Thor, Chris y yo realmente confiamos en el otro; cuando confías en la persona con la que actúas puedes ir mucho más profundo y revelar mucho más; obviamente, es más divertido.
Uno de los grandes placeres de hacer estas películas es trabajar con él, porque nos llevamos muy bien. Es realmente agradable, inusual y único tener una relación con un actor en la cual todo vale. Como es el tercer filme que hacemos juntos, interpretando estos personajes, él tiene una extraordinaria información acerca de cómo Thor mira a Loki; hemos hablado de ello. En esta película, Thor ha abandonado la idea de la redención de Loki y ha renunciado a apelar a lo bueno en él. Al final de Thor, la primera película, y al final de THE AVENGERS: LOS VENGADORES, de Marvel, Thor defendía constantemente a Loki y protegía sus mejores instintos, sabiendo que aún están en él.
¿Por qué es importante mantener los toques de humor en el guion?
La gente va al cine a pasar un buen rato, y creo que una de las fortalezas más grandes de las películas de Marvel, desde la primera Iron Man, es que tienen un toque de humor; apelan a esa parte de todos nosotros que sabe que está haciendo algo ridículo, pero agradable a la vez. Habitamos un mundo colorido, con personajes inmensos, que visten capas y se originaron en libros de cómics, hablando a través de burbujas de texto dibujadas. Realmente me quito el sombrero ante el estudio, porque me recuerda las películas con las que crecí, donde se veía mucha acción y, a la vez, todo el mundo reía. Es algo raro y difícil de lograr, pero sería aburrido si no fuese así. Las buenas historias siempre están llenas de luces y sombras. Si uno busca en Shakespeare, en medio de “Rey Lear”, el loco comienza a contar chistes. Hay espacio para el humor en cada historia. Así se equilibra la luz y la oscuridad; hay que invertir en ambas.
¿Cuál es el mal que Thor y Asgard enfrentan esta vez?
El gran mal de esta película es Malekith; él es el dios de los Elfos Oscuros de Svartalfheim. Svartalfheim, su hogar natal, es el mundo de las tinieblas. Malekith, interpretado por Christopher Eccleston, está tratando de poner sus manos sobre el arma nuclear de los Elfos Oscuros, llamada el éter. Si él puede infundir el universo con este éter, entonces destruiría la luz y a los seres, lo cual es una muy mala noticia para el mundo, obviamente.
Cuéntanos qué mundos veremos en el filme.
Asgard es uno de los nueve mundos del universo, y todo esto está realmente en la mitología nórdica, pero aquí se ha extendido y ajustado al estilo Marvel para darle sentido con el filme. La idea es que hay un “árbol” de mundos, como un gran árbol cósmico. Asgard está en él, Midgard –la Tierra- también, además de Vanaheim y Svartalfheim, y cinco más. Vanaheim es un mundo pacífico, de gente rural y muy conectada con la tierra; una comunidad rústica. Se ve un poco de Vanaheim al comienzo del filme porque Thor está apagando incendios en todo el universo, que se iniciaron cuando él estaba en Nueva York con los Vengadores. Svartalfheim es el mundo oscuro; sin luz ni vida, como un planeta muerto.
Rodamos exteriores del Mundo Oscuro en Islandia, que creo debe ser el sitio más mágico de nuestro planeta”, afirma el actor. “Posee una cualidad como de otro mundo. Está tan cerca del Ártico, tan cerca de regiones inhóspitas de nuestro planeta. En Islandia uno obtiene esa dimensión de las cosas; cielos color púrpura. Filmamos en un campo de lava volcánica, obtuvimos unas imágenes increíbles, que no hubiéramos podido lograr en ningún otro sitio.
¿Podrías describir qué te evoca Islandia?
Luce como otra parte del planeta. No luce como el mundo que habitamos. Hay un sitio en Islandia donde he estado, en el que puedes ver una fisura en la tierra y puedes fingir que estás empujando el continente americano más lejos, o acercándolo a ti; es extraordinario. Hay 500 zonas volcánicas en el mundo, y 200 de ellas existen en Islandia. Es más grande de lo que uno puede imaginarse. Es un mundo de barrancos y cataratas, lava y grandes extensiones, con desiertos de arena negra y la aurora boreal y las nubes. Es un gran lugar para los elfos de la película.
Cuéntanos cómo son los sets y qué significaron para ti, como actor.
Antes de comenzar a rodar, me gusta hacer un recorrido por los sets, así puedo empezar a apropiarme de mi imaginación para que esté al servicio específico del trabajo que deberé afrontar. Cuando lees un guion y éste dice: “Celda de Loki”, en tu mente tienes una idea general de cómo eso luce. Pero cuando llegas al plató, es inmediatamente más específico. En mi mente, era una especie de cilindro y yo estaba en el fondo, totalmente solo. Cuando llegué al set fue increíble. El exterior era turbio y medieval, había goteras y humedad; casi podías oler alguna especie de malignas ratas cósmicas que seguramente acechan por allí. Pero las propias celdas eran cajas futuristas de luz blanca, que funcionaban bien con la idea de que Asgard está a años luz de la Tierra en materia de tecnología.
Pero ese set práctico inmediatamente convocó fuegos artificiales a mi imaginación, muchas ideas; pensé: “Ah, si así es como luce una celda, entonces puedo hacer esto. Y este mobiliario es interesante. No había pensado en él, así que quizás puedo usarlo; me puedo sentar, puedo arrojarlo, puedo ser indiferente a él y sentarme en el piso, puedo…”. Súbitamente, la escena se convirtió en algo increíblemente dinámico y muchas ideas interesantes venían a mí. Los actores respondemos a cosas reales, a la materia física, y eso te concede un sentido del espacio.
¿Qué aporta Alan Taylor a la saga y cómo fue el proceso con él?
Alan es fantástico; en segundos él mostró su experiencia y su apertura acerca de crear un mundo realmente creíble. Él continuó lo hecho por Kenneth Branagh, pero le agregó una dimensión extra. Creo que queríamos ver aspectos de Asgard que no fuesen sólo el palacio y la sala del trono; no solamente el sitio donde viven el rey y la reina, sino el aspecto general de Asgard.
Me pareció realmente interesante que él quisiera expandir nuestro sentido del mundo; él quería profundizarlo y sombrearlo. Quería darle una sensación descarnada; esta es la raza que los vikingos adoraban.
Alan aportó una gran parte de complejidad a la historia. Él es muy bueno para la sutileza de las cosas, y he disfrutado de su entendimiento y su información acerca de Loki. Creo que Alan adora esa parte de Loki que surge sin esfuerzo. Loki es enormemente poderoso, pero puede crear un caos grande como un huracán con sólo mover un dedo o torcer su mano. Ha sido muy divertido desarrollar eso junto con Alan Taylor.
¿Cómo será el vestuario de Loki que veremos en este filme?
Está su traje de prisión, que es el equivalente asgardiano de un mono. Es realmente emocionante ver su traje de prisión, porque tiene dos formas. Una es muy fina, casi exuberante. Es como si llevara un traje muy caro, porque él es un príncipe. La otra es cuando lo vemos en su peor momento; él ha rasgado todas sus prendas y se ha rasguñado el rostro, el pelo. Es una encarnación misma del odio y la desesperación. Literalmente ha rasgado toda la tela de sus prendas. Fue algo muy interesante de hacer; nunca antes lo había hecho; el personaje es tan controlado, tan pulido, tan elegante, que fue muy interesante para mí romper todo y quebrar la idea de que él todo el tiempo está impecable.
En los dos primeros filmes, cuando él usa ropa terrenal, lleva impecables trajes a medida, con hermosas bufandas; tiene una extraordinaria elegancia que proviene de su vanidad. Desmontar esa vanidad fue muy emocionante.
Su segundo traje es una especie de mezcla de cosas diferentes. Pensamos que, al ser liberado de prisión, no tendría mucho tiempo para visitar a su sastre y conseguir nuevas prendas. Él lleva guantes hasta el antebrazo y tiene hombreras del primer traje, que fueron raspadas y rasgadas. Es como si hubiera ido a la sala de armas y hubiera improvisado un traje apropiado para el combate. Al enemigo público número uno no se le concede el privilegio de tener una armadura nueva cada vez, así que me gusta el hecho de que parte de su traje esté aún rasgado porque fue alcanzado por Hulk cuando estuvo en la Tierra con Los Vengadores. Me gusta que su traje se sienta un poco usado y que le conceda aires de malvado.
¿Qué es lo que más te gusta de los fanáticos de Thor y la forma en que ellos respondieron a estas películas?
Es impresionante. Los fanáticos sobrepasaron mis expectativas. Lo que es realmente fantástico es que mucha gente lleva a estos personajes en su corazón, y realmente cree en estos mundos. Les apasiona el espectáculo, el recorrido, la acción, pero también les importa el drama. Somos seres humanos y nos gusta sentir, y eso es lo que más me place y lo que hallo tan gratificante cada vez que recibo una carta, cada vez que converso con alguien en Comic Con o en un estreno.
La gente es tan libre con su pasión por el paisaje emocional de lo que hemos creado; grandes personajes con debilidades muy humanas; personajes que luchan por la unidad y la armonía, el amor y la paz, pero que tienen tantas cosas en su camino. En términos de Loki, son todos los aspectos oscuros de la naturaleza humana: la soledad, los celos, la rabia y la desesperación; todos sentimientos muy humanos. Me encanta que los fanáticos hayan realmente aceptado eso y que sigan y crean en ello y lo reflejen. Nos han dado la confianza para seguir adelante y profundizar.
¿Sabías que serías parte de algo especial cuando estabas trabajando en el primer filme?
En el primer filme pensé que estábamos haciendo algo único. Todos vamos al cine y ciertas películas pueden encasillarse en el género de acción, o de drama, o fantasía o ciencia ficción, que tienden a ser muy fuertes en materia de acción y livianas en drama y de emoción. Pero Thor agregó dimensión al espectáculo con sentimientos y con un elenco genial. Por eso sentí que la primera película era excelente; sentí que estábamos haciendo algo diferente y cada vez profundizo más esa idea.
¿Qué es lo que más te entusiasma de ver en pantalla grande?
¡Usualmente todas las partes en las que yo no participo! Lo que me parece realmente único de THOR: UN MUNDO OSCURO es Londres. En el primer filme, la acción transcurre entre Asgard y la Tierra, y “la Tierra” era una ciudad de Nuevo México. En esta película, la ciudad elegida es Londres; una Londres muy contemporánea, además; una ciudad que yo, como residente londinense, puedo reconocer fácilmente. Creo que aporta una excelente oportunidad para el humor y para muchas situaciones en que los personajes se sienten como peces fuera del agua. Eso me entusiasma mucho. Nadie ha visto Londres en la forma en que será mostrada en esta película; eso es genial.
Información cortesía Marvel
Fuente: Droide Blog
Anuncios

2 comentarios en “Tom Hiddleston retorna como el maquiavélico Loki en Thor: The Dark World

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s