Son vampiros a la vanguardia

El director Jim Jarmusch aborda el tema en ‘Only Lovers Left Alive’.

Tilda Swinton y Tom Hiddleston son una pareja de vampiros en la cinta de Jim Jarmusch

Tilda Swinton y Tom Hiddleston son una pareja de vampiros en la cinta de Jim Jarmusch

Melena Ryzik / The New York Times
Nueva York, Estados Unidos (16 abril 2014)

El cineasta Jim Jarmusch es de la vieja escuela: escribe todos sus guiones a mano y luego se los dicta a un mecanógrafo; sus ideas son anotadas en pequeñas libretas y, a pesar de la presencia de un iPad y un iPhone en su vida, no tiene correo electrónico.

“De por sí no tengo tiempo para leer un libro, hacer música o ver a mis amigos”, declaró. “La gente cree que simplemente lo digo para no darles mi correo, pero no, no tengo una cuenta de correo electrónico”.

Por lo tanto, su interés en los vampiros, tema de su película más reciente, Only Lovers Left Alive, dista mucho de ser moderno.

Jarmusch no ha visto la saga Crepúsculo (Twilight) o la serie True Blood ni ha leído las novelas de Anne Rice, pero puede relatar el origen de una de las primeras historias inglesas de vampiros, que se remonta aproximadamente a 1816.

Su filme, por estrenarse en Estados Unidos, es estelarizado por Tom Hiddleston y Tilda Swinton como Adam e Eve, una elegante pareja de vampiros cuyo amor se extiende a través de siglos y continentes: él vive en un Detroit que se desmorona; ella, en la sórdida y enmarañada ciudad marroquí de Tánger.

Están unidos tanto por sus apetitos creativos y literarios (él es músico, ella es una amante de la lectura), como por sus impulsos más sórdidos.

A los 61 años, Jarmusch aún tiene un hambre cultural que no ha sido saciada: un cineasta de la vieja escuela, pero con un gran deseo de realizar proyectos nuevos, o al menos nuevos para él.

La Sociedad Cinematográfica del Lincoln Center, en Nueva York, ofreció la retrospectiva “Permanent Vacation”, sobre sus 11 películas, varios cortometrajes y videos musicales, entre ellos algunos para los músicos Jack White y Tom Waits, con quienes ha colaborado en repetidas ocasiones.

Más de tres décadas después de que se inició como cineasta, Jarmusch sigue siendo el inusual director de cine independiente que alcanzó el éxito entre la crítica (y cuatro premios en Cannes) y el prestigio suficiente para incluir en sus repartos a estrellas rentables como Cate Blanchett y Johnny Depp, y aun así nunca intentó acercarse a Hollywood. Ni siquiera ha hecho el salto a dirigir un comercial.

El director concibió Only Lovers Left Alive como un romance tierno. Para él, los vampiros eran una forma de incluir una perspectiva de la historia cultural.

John Hurt interpreta al dramaturgo Christopher Marlowe, ahora un muerto viviente que escribe en Tánger; en Detroit, Adam e Eve señalan el hogar donde Jack White, vocalista de The White Stripes, pasó su niñez.

Un muro de la fama incluye los retratos de los ilustres amigos de la pareja, tales como Mark Twain, Franz Schubert y el comediante Rodney Dangerfield, todos sugeridos por Jarmusch.

En la nueva cinta, Adam es un virtuoso renuente que comparte la afinidad de Jarmusch por el rock avant drone (interpretado con laúd).

“Tiene una debilidad en cuanto a que desea escuchar que resuene su propia música”, explicó el cineasta, “ésa no es la opción inteligente si tratas de vivir sin llamar la atención.

“Eve es diferente: ella no tiene necesidad de eso, pues rebosa de asombro por las cosas, y eso es suficiente para ella”.

 

Fuente: El Norte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s