Condenados a la invisibilidad ~ Reseña publicada en Cine Premiere

Vision desde Europa - CP

Visión desde Europa

Condenados a la invisibilidad

Jaime Iglesias / Corresponsal Madrid

En plena vorágine mundialista se estrenó en España el pasado mes de junio, y casi se diría que de manera clandestina, Sólo los amantes sobreviven, la última obra maestra de este poeta singular en el manejo de la cámara y en la subversión de los cánones de representación ligados al cine de géneros, que atiende al nombre de Jim Jarmusch. Estando reciente el estreno y siendo como es, un cineasta que atesora una legión de seguidores –minoritaria, pero importante–, uno esperaba encontrar una sala concurrida en la tarde de un día festivo para ver su última obra. La decepción fue mayúscula al comprobar que en el cine estábamos apenas 30 personas.

Luego uno empieza a atar cabos: desde el lanzamiento mundial de Sólo los amantes sobreviven en el festival de Cannes 2013 ha transcurrido más de un año, tiempo suficiente para que los más impacientes hayan recurrido a métodos ilegales para ver el filme. Total que al momento de llegar a las salas españolas su audiencia estimada ya se había reducido a la mitad. Visto así se puede llegar a pensar en el error de cálculo cometido por su compañía distribuidora, Vértigo Films, una de las firmas con más sólido prestigio en lo que se refiere a la distribución de cine europeo y producciones independientes. Pero cuando uno echa un ojo a su catálogo ve que no hay salas suficientes para absorber, atendiendo al calendario, todos los títulos que esta pequeña firma ha ido adquiriendo en los principales festivales de cine.

Tampoco hay distribuidoras que trabajen en competencia en pos de la diversificación de la oferta, dado que muchas de aquellas que llevaban a cabo una labor pareja a Vértigo Films han cerrado. Las que han sobrevivido a la crisis se han visto obligadas, de este modo, a ampliar sus adquisiciones y, de repente, se encuentran con un fondo fílmico al que les cuesta dar salida. De estrenar una película al mes con todo el esfuerzo, el mimo, y la exclusividad que ponían en su lanzamiento, muchas de éstas se ven obligadas a proyectar hasta tres títulos en el mismo período y a la buena de Dios, compitiendo contra sí mismas y sin encontrar el espacio promocional deseado. Todo ello con la urgencia de no retrasar los estrenos muchos meses en aras de que la piratería no les perjudique.

En definitiva, cuando llegan estas pequeñas joyas pocas personas se enteran y menos aún van a verlas. Vértigo Films en concreto ya acumula dos malos debuts este año, el de Jarmusch y el de El viento se levanta, la última obra del maestro de la animación Hayao Miyazaki, un fijo para esta distribuidora que antaño le produjo unas muy buenas audiencias, pero que, actualmente, perdido en una cartelera caótica en la que más que estrenar películas, las echan, no ha conseguido concitar la atención del público español. Así de triste, pero cierto.

 

Fuente: Revista Cine Premiere – Agosto 2014

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s