Muestra: Sólo los amantes sobreviven ~ Reseña de Excélsior

olla_cas1

Por Lucero Solórzano

Hace años tuve la oportunidad de estar en la ciudad de Detroit. Ya había sucedido la grave crisis económica que golpeó arteramente su actividad económica. Era como una ciudad fantasma en la que se recorrían sus calles y avenidas encontrando locales cerrados, aparadores tapiados, poca gente caminando, escasos automóviles.

Esta ciudad del noreste norteamericano es el escenario idóneo para una historia como Sólo los amantes sobreviven (Only lovers left alive, Alemania-Grecia-Estados Unidos, 2013), escrita y dirigida por el cineasta independiente norteamericano Jim Jarmusch, quien, a pesar de su muy dispareja filmografía, sigue dando gratas sorpresas como es el caso de esta cinta que forma parte de las 14 que integran la Muestra 57 de la Cineteca Nacional, y que está próxima a tener su estreno comercial.

El relato se inicia precisamente en Detroit en donde vive Adam, un vampiro deprimido, desmotivado por completo. Su único interés es la música y ejecuta varios instrumentos. Mientras tanto en Tánger, ciudad del norte de Marruecos, en el estrecho de Gibraltar, camina por sus solitarias calles una mujer misteriosa de larga y abundante cabellera rubia, casi blanca: Eve, quien visita periódicamente a su amigo Christopher Marlowe, el poeta del periodo isabelino al que algunos atribuyen la autoría de algunas obras de Shakespeare y que está interpretado por John Hurt.

El gran acierto de Jarmusch para la realización de esta película está en sus protagonistas: Adam es Tom Hiddleston, un actor inglés, de casi 1.90 de estatura, pálida piel casi transparente, que en la pantalla y caracterizado parece no tener edad, podría tener 35 años, o como buen vampiro, muchos siglos a cuestas. Es el gran villano, Loki, en Thor.

Lo mismo sucede con Tilda Swinton, también de origen inglés, de aspecto a veces andrógino, gélido, pero de enorme potencia en la pantalla. Con Hiddleston comparte esa cualidad de “no tener edad”, y es igualmente convincente como otro vampiro que lleva siglos vagando por el mundo. A diferencia de él, Eve es más cálida, le busca el lado bueno a esa condena de deambular por los siglos de los siglos.

Encerrado siempre en la oscuridad, Adam se dedica a componer música que acaba siendo escuchada en círculos muy alternativos, distantes a él, donde es muy apreciado sin que parezca ser algo que a él le preocupe. Vive en un departamento desordenado y lleno de cosas que ha juntado en el tiempo. Está totalmente desmoralizado y decide buscar a Eve, que ha sido su amante intermitente a lo largo de la eternidad que han ido compartiendo en la Tierra, sin estar muertos, pero tampoco vivos.

Sólo los amantes sobreviven tiene numerosas referencias culturales como es la presencia de Marlowe, y la mención de muy ilustres conocidos de la pareja de amantes como Galileo, Copérnico, Darwin, etc.

El gran drama radica además en que cada vez tienen mayor dificultad para conseguir la sangre que los alimenta, y cuando la consiguen está contaminada. Son muy del humor negro de Jarmusch las secuencias de Adam entrando a un hospital disfrazado como médico con un gafete que a veces dice Doctor Fausto, otras Doctor Caligari, y comprar clandestinamente pequeñas y carísimas dosis de sangre.

La lánguida y en cierta forma apacible convivencia de Adam y Eve, se trastorna con la llegada de la hermana de ella, Ava, también muy bien Mia Wasikowski, una vampira caprichosa, que hace lo que quiere, y rompe códigos de cuando en cuando.

Si usted busca una historia más de vampiros fantasmagóricos, con ríos de sangre, devoradoras mordidas, crucifijos, ataúdes herrumbrosos y demás lugares comunes del género, ésta no es su película. En cambio Sólo los amantes sobreviven es un filme pausado con muy buenos diálogos, casi contemplativo, de ritmo lento, espléndida fotografía y un alto sentido de la estética en la iluminación, y que representa también un repunte en esa irregular carrera de Jim Jarmusch.

Muy recomendable.

 

Fuente: Excélsior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s