Amantes de la arquitectura modernista deben disfrutar de la proyección de “Exhibition”

La Sociedad de Cine Ventnor proyectará “Exhibition” de Joanna Hogg el martes y el miércoles de esta semana. Asegúrate de reservar tus asientos con antelación para evitar contratiempos.

Exhibition-screen-grab

La película británica protagonizada por Viv Albertine, Liam Gillick y Tom Hiddleston cuenta la historia de una pareja casada, de mediana edad, quienes deciden vender la casa hermosa y modernista en Chelsea, donde han vivido durante dieciocho años.

A medida que comienzan a despedirse de su historia compartida bajo el mismo techo, se ven acosados por molestos recuerdos, temores y ansiedades en la casa, que se ha convertido tanto en un refugio y una prisión para ellos.

La pareja sin hijos  adora la impresionante pero austera casa, que se muestra en las composiciones cuidadosamente enmarcadas y se convierte en el tercer personaje en la película. Nos asomamos a la misteriosa dinámica de la pareja, interpretada en estilo naturalista por actores no profesionales, ambos artistas en la vida real.

FUENTE: ON THE WIGHT

TRADUCCIÓN: Adriana Söderskär Nilsson

Reseña de Exhibition – Joanna Hogg crea un magistral enigma cinemático

Por Peter Bradshaw

Jueves 24 Abril 2014 15.30 BST

Composite of stills from films reviewed on the 25 April Guardian Film Show

Las ansiedades de las clases bohemias están listas para inspección en esta película sensual y brillante sobre dos artistas disfuncionales

Joanna Hogg es una artista y cineasta que irrumpe y provoca. Después de la primera ola de alabanzas de sus fans (como yo), sus películas tienden a obtener reacciones en contra, de incredulidad y desdén, de quienes preferirían una envoltura ligera y tranquila. En los avances a su lanzamiento, su más reciente película ya ha provocado algunas risillas y desprecios en línea. Algunos de los tweets que he recibido se han sentido como sacudidas de asiento de alguien que burlonamente abandona la sala. Eso me hace amarla más.

Exhibition es un experimento compuesto y soberbiamente glacial en un retrato-cinematográfico de ficción; un estudio refrigerado en domesticidad y sofisticación, misterioso y contrario a la razón – una película que podría reclamar su linaje de la casa esculpida por Rachel Whiteread, o una la pintura de David Hockney, Mr and Mrs Clark and Percy. Hogg usa sus tomas largas características desde diferentes posiciones de la cámara; utiliza la luz disponible y un diseño de sonido como de media distancia; es una técnica fílmica que te hace esperar que la gente en la pantalla comience a hablar no en inglés sino en acento austriaco o en alemán. Es una película que no está interesada en la tonalidad convencional imperativa de ironía, aunque hay comedia y tragedia – o algo así.

Los protagonistas no son profesionales. Quien fuera vocalista de Slits, Viv Albertine, y el artista nominado al Turner, Liam Gillick interpretan a una pareja sin descendencia, identificada como D y H, ambos artistas contemporáneos evidentemente de considerables recursos, capaces de seguir sus vocaciones sin preocuparse por el dinero. Viven en una hermosa casa modernista en Londres, con enormes espacios rectilíneos y su propio excéntrico elevador. Fue alguna vez la casa de su arquitecto de la vida real, el fallecido James Melvin, a quien está dedicada la película. Hay alguna tensión entre la pareja: H es considerablemente más exitoso que D, cuyo arte performativo no ha encontrado elogios. Tienen tensas conversaciones sobre el trabajo de ella; su vida sexual está estancada y de hecho la casa entera parece existir en un miasma de erotismo frustrado e introvertido. Cuando está con ella misma, D realiza masturbaciones fantasiosas y ruborizantes; ella dicta sus sueños a una máquina en movimiento y frecuentemente se queda dormida encorvada contra las paredes o en los alféizares de las ventanas, como gato. Su comportamiento se vuelve progresivamente más perturbador y gradualmente se nos introduce a su vida interna; las escenas que Hogg conjura tienen una calidad mesmeriana y alucinatoria.

El hecho extraño es que D y H quieren mudarse de esa casa extraordinaria, en la que han pasado la mayor parte de su vida adulta, y a la que han prodigado tanto cuidado. Se presume que ya han encontrado un lugar nuevo; a dónde se están mudando es algo que nunca se menciona, y tampoco el precio que piden por su casa actual. Tom Hiddleston hace un cameo como un elegante y casi cortesano agente de bienes raíces. ¿Por qué se están mudando? ¿Porque, como artistas, sienten que en algún sentido que han crecido más que la casa y necesitan desarrollarse más en un nuevo contexto? ¿O es porque algo terrible les ha sucedido ahí´, algo que no pueden mencionar nunca? Esto puede ser la raíz de su disfunción, de alguna manera energizada por la misteriosa calma de la casa misma.

Es un enigma manipulado y mantenido con maestría. La aproximación de Hogg es algo que debería llamarse asatírica: las ansiedades de las clases bohemias están sostenidas por una rigurosa, pero no ridícula, inspección. D y H son un mundo aparte de, digamos, Stringalongs de Alan Bennett, y también son sutilmente diferentes de Daniel Auteuil y Juliette Binoche como la afligida pareja en el drama del 2005 escrita y dirigida por Haneke, Hidden [Caché], quienes como D y H viven sus vidas de alto estatus casi dentro de una barricada, una hermosa casa moderna en el medio de la ciudad capital.

Las cómodas existencias de D y H no son para ser torturadas y laceradas, aunque en algún punto hay una confrontación muy Hanekeriana con un hombre que tiene el mal gusto de estacionarse en el lugar de estacionamiento privado de H. Este choque no es el punto. Estos son los temblores y las réplicas de algo que ya ha sucedido.

Hay algo perturbador en la forma en que esos sentimientos y emociones alienadas han sido desplazadas hacia afuera. La casa puede ser su prisión, o su refugio, o su espacio para la exhibición privada de su dolor emocional. Sobre el estado mental de D, ¿ella lo está perdiendo – o ganando? Puede ser eso, a su manera imposiblemente enrarecida, esta figura retorcida está absorbiendo la angustia tácita y está desarrollándose en una mariposa de creatividad. Exhibition es cinematografía desafiante, sensual y genial.

 

Traducción: Mariana

Fuente: The Guardian

6 Estupendas interpretaciones de Tom Hiddleston (*Que no son Loki)

El dios del engaño y el actor de la sustancia…

En su trayectoria actual, no hay duda de que Thomas William Hiddleston está en camino a la grandeza, los premios y probablemente medallas de naciones a lo largo y ancho. Él probablemente se convertirá en el Caballero del Reino o un Semidios de una tribu de expertos cineastas, y si lo hace, seguramente no nos molestará. Su efervescente alegría convertida en Loki en Thor vio encausar su camino hacia la prominencia y le valió el estatus de El Jugador Más Valioso, junto con Robert Downey Jr. en la franquicia. Pero no es sólo su trabajo con Marvel – ¡lo sentimos Tom! – su prominencia en la lista de los más sexys para Empire es notable en él. Con Only Lovers Left Alive de Jim Jarmusch ofreciéndonos una caminata por su lado lánguido, aquí está nuestra selección de otros de sus personajes a la fecha.

Unrelated (2006)

unrelated-tom-hiddleston

Cuando la gente habla de que los modales son dolorosos, a lo que se refieren es a Unrelated. Joanna Hogg, comenzando una trilogía (hasta el momento) colaborando con Tom Hiddleston, tiene un oído agudo para lo que no se dice en las relaciones que se dan en la clase media, como hace en las ocasionales explosiones de gritos de ira que los voltean de cabeza. Hiddleston interpreta a Oakley, el vástago acomodado de unas vacaciones familiares, tan viril y seguro como insegura y conflictuada es la invitada del grupo de entrados en los cuarenta, Anna (Kathryn Worth). Hay tensión sexual – la mayor parte proviene de ella – una dolorosa confusión, un accidente de automóvil, un enorme chisme y un poco de abuso de drogas, pero siempre con el Equipo Hoggleston es en la quietud y en el eufemismo que la película aterriza y realmente golpea.

Archipelago (2010)

archipelago 2010

Hiddleston ha realizado sus deberes meditativos para Joanna Hogg con gran efecto, especialmente en ésta, la Empire Stikes Back de su trilogía de películas en colaboración. No hay wampas o AT-ATs – no hay muchos en las islas de Sicilia – pero sí hay mucha lucha y un padre ausente. Este último, invisible durante toda la película, eclipsa una pequeña reunión familiar que habría sido tensa de transfondo incluso sin un informal padre de familia. Con un ritmo deliberadamente espejeado con las cadencias naturales de la vida y sin miedo a permanecer en algunos rincones incómodos de la interacción familiar (atestiguamos la supremamente agonizante secuencia en el restaurante), es una estupenda muestra del don del actor para el naturalismo.

Midnight in Paris (2011)

midnight-in-paris 2011

Hollywood debería hacer una biografía de F. Scott Fitzgerald (y debería porque su vida es básicamente una gatera) Hiddleston haría un poderoso trabajo al llenar esos literarios zapatos hechos a mano. Sabemos ésto porque él ya lo hizo una vez, en la exitosa comedia-viaje-en-el-tiempo de Woody Allen. Allen hizo un fino trabajo con la historia – ¡finalmente, alguien se preparó para hacer ver a París romántica! – pero Hiddo brindó refinamiento y dinamismo al escritor secretamente herido. Su matrimonio desintegrado con Zelda (Allison Pill) es secundario en la película, pero se hizo mucho más eeerm, primario (¿superprimario? ¿Supraprimario?) por el encanto y profundidad del actor.

The Deep Blue Sea (2011)

deep-blue-sea

El Hiddler ha hecho mucho trabajo en escena – más recientemente en un apoteósico Coriolanus en el Donmar Warehouse – así que la elegancia teatral de la adaptación de Rattingan a Terence Davies debió quedarle perfecto para su personaje como bombardero-riega-escombros. Con su típico matiz, interpreta a Freddie Page, un hombre ex-piloto de la Real Fuerza Aérea y sobreviviente de la Batalla de Inglaterra a quien su pícara autoconfianza le permite enmascarar una inquietud más profunda. Page es un hombre imberbe dividido entre su deseo por una mujer deseable pero casada (Rachel Weisz) y un impulso por correr como el demonio al primer signo de compromiso. Esta película incluye reserva glacial, indiferencia imprudente a los predicamentos de su amante y escenas de golf suave. Si vienes por los súper-tiburones, te decepcionarás.

The Hollow Crown (2012)

the-hollow-crown 2012

No es sólo en las películas, el teatro y con el Monstruo Comegalletas  para que aprenda el concepto de paciencia con To-Hi – él también es tremendo en TV. En Henry IV partes I y II y en Henry V, hizo al aclamado Príncipe Hal, un personaje para el que sólo podría haber nacido mejor si lo hubieran bautizado ‘Hal’, si su papá hubiera sido rey y su cabello natural creciera en forma de salsera – pero él sin el menor esfuerzo comunica la extraña mezcla entre la obligada nobleza y el espíritu guerrero que demanda una guerra real de Shakespeare. El productor Sam Mendes lo grabó para el papel  y su jefe en Thor, Kenneth Branagh (él mismo un anterior Henry V) le envió un correo electrónico para alentarlo de antemano, un gesto que muestra la estima en la que lo tienen incluso en escenarios sagrados y los veteranos de la pantalla.

Exhibition (2014)

Tom Hiddleston in a still from Joanna Hogg's Exhibition

Hiddleston está creativamente alojado con Joanna Hogg – hay un broma aquí que no estamos haciendo – y su trabajo en conjunto va de fortaleza a fortaleza. Las primeras palabras para esta muestra del realismo de la burbuja inmobiliaria, la cual llega en abril, son igualmente positivas. T-Hiddy interpreta al agente inmobiliario, con cabello secado al aire, Jamie Macmillan, un hombre tan inmerso en el pragmatismo de su negocio que reedificaría a su propia abuela si se le diera la oportunidad. Es un cameo prolongado que muestra el extremo menos Loki-ficado  de su rango. Quisiéramos pensar que este corredor de bienes raíces y el Dios del Engaño podrían compartir el mismo universo – Macmillan podría mostrarle una propiedad “pied à terre” recubierto de cristal en un prometedor lugar  de Midgard – sólo para ver a Loki soltar al Chitauri al momento de elevarle el precio de la vivienda.

Traducido por: Mariana

Fuente: Empire

ETA | 21 FEBRERO Only Lovers Left Alive se estrena el próximo año.

tumblr_mwpf7rF8I31qeuzrdo1_1280

¿Qué es lo que sigue para Tom Hiddleston?

Mantener a Loki lejos de las travesuras en los próximos meses…

CORIOLANUS Ralph Fiennes modernizó al General Romano para su Opera Prima, pero Hiddleston ha estado practicando el manejo de la espada para cuando traiga de regreso al personaje en el escenario en Londres, de diciembre de 2013 a febrero de 2014. También será transmitido vía NT en vivo.

EXHIBITION Hiddleston ha filmado ya un papel, como agente del estado, para un corto en la nueva producción de Joanna Hogg. Después de estelarizar las dos primeras películas de Hogg – Unrelated y Archipielago – él regresa para realizar un cameo en Exhibition, la cual se espera que se estrene más tarde, este año.

MUPPETS MOST WANTED Uniéndose a los numerosos cameos como los de Ricky Gervais, El Hidds hará una aparición en la secuela de la exitosa película de Los Muppets del 2011. Él ha estado presumiendo sus imitaciones de la Rana René en el circuito de promoción de Thor 2.

THE PIRATE FAIRY Siguiendo con Disney después de Marvel y Los Muppets, Hiddleston hace la voz del joven Capitán Garfio en la animación DVT CGI,  para la secuela de Peter Pan. Christina Hendricks hace la voz del personaje principal, Zarina.

CRIMSON PEAK Bosquejado, en un plazo de 11 horas, como el reemplazo de Benedict Cumberbatch (quien se retiró del proyecto debido a conflictos con su agenda), Hidds se une a Charlie Hunnam, Jessica Chastain y a Mia Wasikowska en la película de terror de Guillermo del Toro.

SECUELA DE LOKI

Considerando lo popular que Loki (Tom Hiddleston) se ha vuelto para los fans de Marvel, no es sorpresa que se esté considerando una secuela en la que el travieso semidios sea protagonista. El jefe de Marvel, Kevin Geige, ha confirmado la posibilidad, y Hiddleston está definitivamente interesado: “Me encantaría hacerlo algún día, pero tenemos que esperar y ver qué pasa,” nos dice. “Amo al personaje… Sigo pensando en volátiles planes sobre qué más podría hacer él.”

Reseña de Thor: The Dark World

Vivimos en un mundo post-Vengadores, hecho que debe asegurarle a Marvel la confianza acercarse a la segunda fase de su taquillero plan maestro. Mientras las secuelas crecen, hay que tomar una decisión sobre qué camino tomar y qué tono adoptar. Uno podría decir que hay un Thor en camino.

¿Tomarán la gran y valiente ruta que con Iron Man 3, elevando las apuestas – más flecos, más villanos, más trajes de metal – a niveles estratosféricos? ¿O tomarán el camino sombrío que se forjó para las cintas de The Dark Knight  – más oscuridad, más fatalidad y los ocasionales periodos de tragedia?

¡Duh! Está bien, así que la etiqueta de ‘Dark World’ revela el juego en ese frente. Placenteramente, el seguimiento de Alan Taylor a la original de Kenneth Branagh en 2011, mantiene el sentido divertido de su predecesor, enlazando su trama Tolkienesca (elfos malvados tramando la destrucción de los Nueve Reinos con la ayuda de antiguas cursilerías espaciales) y sobrios interludios (una misa funeraria) con algunas bromas ingeniosas (¡Thor toma el Metro! ¡Stellan Skarsgård desnudo en Stonehenge!) y una deliciosa congregación de cameos (uno inevitable, el otro deliciosamente inesperado).

Seguro, Taylor, el director de Game Of Thrones, añade fango, mugre y cielos encapotados, nada menos que cuando la acción decampa en el viejo y lluvioso Londres. En última instancia, sin embargo, tales matices son tan cosméticos como los prostéticos usados para convertir a Christopher Eccleston en el elfo malvado Malekith: llamativo, pero también algo distractor.

Porque al intentar como si se pudieran introducir elementos de dolor, pérdida y tensión dinástica, Thor 2 no se puede deshacer de Thor mismo – una deidad invencible del espacio exterior quien blande relámpagos con un martillo volador. Esto no es, en breve, un personaje que pueda tomarse muy en serio, y Chris Hemsworth lo ha interpretado el suficiente tiempo como para que conozca el balance entre el serio heroísmo y los guiños de conocimiento, incluso cuando se está bamboleando por la crisis (un ataque aéreo en Asgard que recuerda inconfundiblemente al 9/11) o al desligarse de los dictados parentales del Odín de Anthony Hopkins.

Happy go Loki

En honor a la verdad, Hemsworth se siente un poco marginado en esta ocasión, un poco como un pasajero en su propio vehículo de protagonista. Pero difícilmente podría ser de otra manera una vez que Tom Hiddleston se une al grupo. El británico regresa para entregar todas sus mejores líneas como un Loki conectado a la red, habiendo agotado todo su crédito de tipo malo para la película The Avengers, ahora prueba a ser el hermano adoptivo y reticente aliado.

Las escenas en las que los peleoneros hermanos escenifican una fuga con la ayuda de los compañeros de Thor (la única contribución significativa de actores como Ray Stevenson, Zachary Levi y Jamie Alexander) o en la que pelea contra Malekith y sus comparsas en las dunas negras de Svartafheim tienen el brío y el vigor que arrastra la película hacia el bajón de su segundo acto. Lástima que no hay ni la mitad de la energía en la relación entre Hemsworth con su novia la astrofísica, Jane Foster (Natalie Portman), cuya única función es a) encontrar el ‘Aether’ tras el que se estuvo durante milenios y b) afligir a Thor por no llamarla.

Por todas partes

 

Portman, según se dice, no estaba muy entusiasmada cuando la elección de Patty Jenkins fue desbancada en favor de Taylor. Apostamos que no estaba tan feliz tampoco cuando se enteró de que su participación no era mucho mayor a ser la damisela en apuros, limitada a embarazosos diálogos como “¡los físicos están yendo a balística!”, una grasienta cena con Chris O’Dowd y una sarcástica asistente – La Darcy de Kat Dennings – cuyas palabras son siempre ingeniosas.

Resulta que Malekith tiene sus ojos puestos en La Convergencia, una rara alineación de los Nueve Reinos, que le permitirá tomarlos todos en una redada. Lo extraño es que hay muy poco más que eso que esté en sincronización similar. La película da bandazos entre espectaculares escenas bélicas, encuentros cómicos y reconciliaciones familiares, con poca preocupación sobre cómo levantarla (evidencias de re-filmaciones ¡a la vista!…)

El gran final, que involucra a Hemsworth y Eccleston persiguiéndose el uno al otro a través de múltiples dimensiones, es un caso en punto: una lluvia de Efectos Especiales tan excitantes de ver como imposibles de seguir. ¿Pero quién se está quejando? Ya estamos esperando Guardians Of The Galaxy… NEIL SMITH

EL VEREDICTO El hombre con mazo de Marvel hace todo lo que se requiere de él en una precipitada secuela que no es oscura por mucho. La próxima vez, sin embargo, tendremos más Loki y menos elfos.

Traducción: Mariana

Fuente: Torrilla