Guillermo del Toro y su ‘Crimson Peak’ pasaron por CinemaCon

El director tapatío comenta que la cinta es un romance gótico que no se ciñe a las convenciones del cine

Del Toro comentó que está increíblemente orgulloso de 'Crimson Peak'. / AP/C. Pizzello

Del Toro comentó que está increíblemente orgulloso de ‘Crimson Peak’. / Foto: AP/C. Pizzello

Arturo Garibay / El Informador / Las Vegas, Estados Unidos

Universal Pictures ofreció la última presentación de estudio dentro de la CinemaCon de Las Vegas, y lo hicieron como todo telonero debe hacerlo: con muchas estrellas. Figuras como Vin Diesel, Chris Pratt, Amy Schumer, Seth Macfarland, Dr. Dre y los realizadores, M. Night Shyamalan y Guillermo del Toro formaron parte del evento en el que, con sonoros aplausos, Del Toro liberó algunas imágenes de su próximo cinta, “Crimson Peak”.

El director tapatío comentó que la cinta es un romance gótico, “y desde que me acuerdo me ha gustado esa estética en particular, ese romance gótico y esas influencias de Jane Austen, de Dickens.” Sin embargo, agregó que hacer romance gótico tiene su chiste, pues no se ciñe a las convenciones del cine de época precisamente. Para hacerlo bien, tiene que “ser torcido, enfermizo, no un romance plano […] Hacerlo requiere de un planteamiento grande y de espectáculo, un sentido regio y de belleza”. El director de “El Laberinto del Fauno” remató diciendo que al final, el filme habrá de tener un espíritu de cuento de hadas.

“Estoy increíblemente orgulloso de esta película. Todavía estoy cortando y mezclando”, aclaró al mostrar las imágenes que no estaban todavía en su versión final.

#CrimsonPeak llega este mes de octubre. Guillermo Del Toro presenta la película en #CinemaCon. El mejor horror gótico / Foto: Twitter WeAreGNN

#CrimsonPeak llega este mes de octubre. Guillermo Del Toro presenta la película en #CinemaCon. El mejor horror gótico / Foto: Twitter WeAreGNN

Más sombras, más furiosas

Disipando la controversia, Universal Pictures reveló las fechas de estreno de las dos secuelas del éxito “Cincuenta Sombras de Grey”, que llegarán a cines en febrero de 2017 y 2018, justo en los fines de semana de Día de San Valentín. Del mismo modo, el estudio confirmó el rodaje de “Rápidos y Furiosos 8” con su máxima estrella en persona.

Vin Diesel dijo que la fecha de estreno será abril de 2017 y, con voz emocionada, agregó: “quiero hacerles sabes a ustedes y a mi ‘hermano’ [Paul Walker] allá arriba que vamos a hacer la mejor película de la historia”.

Otros títulos presumidos por Universal fueron “Jurassic World”, “Más notas perfectas”, “Trainwreck”, la escalofriante “The Visit” de Shyamalan, la impacante “Everest”, “Ted 2”, “Sisters”, la novedad animada “La vida secreta de las mascotas” y “Minions”, de la que se mostró un tráiler extendido y sumamente hilarante.

 

Fuente: El Informador

El equipo de Man at Arms forja el Cetro de Loki, que Tom Hiddleston utiliza en The Avengers

tomhiddlestonlokstaff-132513

Los herreros y artesanos de  Man at Arms han recreado  el báculo de Loki del éxito taquillero The Avengers, de Joss Whedon.

El arma, que también se conoce como Cetro Chitauri o Cetro de Loki, fue manejada por Tom Hiddleston (Thor: The Dark World) en la película de 2012.

“El cetro tenía un largo mango de oro y un ajuste negro que sostenía una gema azul rodeado con láminas de plata. Éste le permitió a su dueño abrir brechas a través de dimensiones con el Tesseract como una llave de la puerta, disparar ráfagas de energía azul destructivas y doblar las voluntades de los demás”. – Marvel-movies.wikia

El báculo de Loki también será un elemento importante en la próxima película: The Avengers: Age Of Ultron, en la que se muestra el báculo en posesión del líder de Hydra, el Baron von Strucker, durante la escena post-créditos de Capitán América: The Winter Soldier.

Échale un vistazo al vídeo a continuación.

FUENTE: COMICBOOK.COM

TRADUCCIÓN: Adriana Söderskär Nilsson

Sólo los amantes sobreviven, crítica. Película de la semana

Only Lovers Left Alive. Vampiros sibaritas

olla2

Por Erick Estrada / Cinegarage

“Las mil y una noches”; Adán y Eva; el casi total abandono de Detroit; Fausto; Watson; Caligari; Dr. Strangelove (el de Kubrick, claro); círculos que atrapan sin dolor como los círculos de los vinilos, placenteros pero enteramente físicos; mucho rock, las adicciones o a la heroína o a la sangre humana; lo digital de Eva y lo completamente analógico de Adán, sus cables y su romanticismo; John Lennon y Yoko Ono; Motown y Stax; Jack White y el hecho que él es el séptimo hijo de su madre. De eso está compuesta Only Lovers Left Alive, la comedia negrísima y dura como el acero, vampírica y nocturna a morir de Jim Jarmusch.

En una historia sencillísima con aires de elegante decadencia, Jarmusch enreda a dos vampíros enamorados y a la vez irreconciliables (que se llaman Adán y Eva), dos seres que, más allá de darle la oportunidad de acercarse al género del terror, lo dejan divagar en una ciudad abandonada más parecida a las ruinas prehispánicas que a una ciudad industrial de Estados Unidos, y lanzar una serie de referencias literarias, musicales, cinematográficas, artísticas en diálogos tan cotidianos que podrían parecer banales.

La pareja (separada por el Océano Atlántico) siente necesidad de reunirse de nuevo en ese abandono industrial y al hacerlo saben que una pequeña desgracia aparecerá pronto. Ava, la hermana de Eva que referencia de arriba a abajo a una Janis Joplin luminosa pero destructiva, está por aparecer y provocar algo que desde ahora se sabe no estará bien.

Desde ahí, Jarmusch arma una comedia negra pedante y vaporosa, en la que la sangre sustituye a lo que en otro tono aquí serían drogas duras: Adán es músico y ha asistido y regalado inspiración propia a artistas que los humanos (y a los que estos vampiros llaman zombis) hoy consideramos superdotados.

Ellos beben sangre y como Renton en Trainspotting (Reino Unido, 1996) el color de los labios les cambia, la sonrisa los domina y un pequeño viaje inicia para llevarlos hasta la salida del Sol.

Si la comedia ácida y anticlimática de Jarmusch es pedante y vaporosa es, precisamente, porque los vampiros deben ser así. Jarmusch de hecho respeta los preceptos vampíricos pero sólo para jugar con ellos y para acelerar de repente el paso de sus personajes. Para él los vampiros son una especia de líderes creadores, guías ocultos de la humanidad en esta velada oda al artista, al creador, al creativo, a la sensualidad y al sibaritismo, ya sea sensorial o emocional, a los no-zombis.

Only Lovers Left Alive es también un regocijo en el azote, un re hermanamiento con la oscuridad real (la de Poe, Rimbaud, Baudelaire) y, claro, una comedia vampirica que está más cerca de La danza de los vampiros (EUA-Reino Unido, 1967) que de una película tradicional de terror. Encima de ello, una gran banda sonora y la música de SQÜRL, banda del propio Jarmusch.

Only Lovers Left Alive
(Alemania-EUA-Reino Unido-Francia-Chipre, 2013)
Dirige: Jim Jarmusch
Actúan: Tom Hiddleston, Tilda Swinton, Mia Wasikowska, John Hurt
Guión: Jim Jarmusch
Fotografía: Yorick Le Saux
Duración: 123 min.

 

Fuente: Cine Garage

Sólo los amantes sobreviven. La crítica

OLLA Adam y Eve

Por Alonso Díaz De La Vega

El vampiro, como el monstruo en general, es una invención simbólica —a pesar de los escépticos de la realidad— que representa desde el miedo victoriano a la sexualidad hasta la insaciabilidad de los capitalistas, según el marxismo. Hoy aparición demoniaca, mañana amante sensacional, la historia del vampiro es la del presente mismo, condenado a la transformación perpetua e inmediata. Enemigo del cliché y la repetición, Jim Jarmusch, que encontró la coincidencia entre la modernidad y el honor de antaño en Ghost dog: El camino del samurai (Ghost Dog: The Way of the Samurai, 1999), y que antes inventó el western posmoderno en Dead Man (1995), ha descubierto una nueva forma de vampiro: el historiador inmortal. Para los vampiros de Sólo los amantes sobreviven (Only Lovers Left Alive, 2013) la vida eterna no es un don romántico, como en la franquicia Crepúsculo (Twilight, 2008-2012), ni un mérito para incluirse en el panteón de superhéroes, como en Drácula: La historia jamás contada (Dracula Untold, 2014). Más bien es la maldición de atestiguar la interminable caída del hombre.

Adam (Tom Hiddleston) y Eve (Tilda Swinton) no son el resultado ni el motor de la historia; son meramente sus contempladores. Adam es la vertiente de la desilusión. Deprimido ante el inevitable y recurrente fracaso de la humanidad, la creación se convierte en el cauce de su desesperanza. Músico anónimo en Detroit, Adam posee una habilidad casi mística con la guitarra; es un hipster melancólico. La otra mitad es Eve, conocedora alegre del arte y el conocimiento; amiga de los grandes muertos. Su presencia es un contrapeso, una mitad que en su matrimonio con Adam suma alta y baja cultura, apocalipsis e integración, crítica y creación. Eve y Adam no son la primera mujer y el primer hombre, sino una suma de lo humano y, por otra parte, un lamento por las tradiciones perdidas, que Jarmusch intenta rescatar con alusiones a Goethe, Tesla y Shakespeare. El pasado vive sólo porque ellos lo han presenciado. En contraparte, los mortales, los zombis, como nos llama Adam, ni lo vimos ni lo recordamos.

Jarmusch también explora al vampiro como adicto, y aunque esta metáfora apareció en cierta medida en la serie de HBO True Blood, Sólo los amantes sobreviven destaca gracias a sus visionarias secuencias de éxtasis. Jarmusch nos muestra el consumo de sangre como un suave descenso hacia un letargo de placer e intensificación sensual. Es fácil comprender el descontrol de la hermana de Eve, Ava (Mia Wasikowska), una vampiresa adolescente condenada para siempre a un comportamiento caprichoso, pueril, que pone en peligro el resguardo anónimo de la pareja protagónica. Hedonista e ignorante, Ava sintetiza nuestra era y el peligro que representa para nuestros triunfos: el olvido. Sólo los amantes sobreviven no quiere que reivindiquemos la historia; quiere que la rescatemos.

Dirige:
Jim Jarmusch.

Actúan:
Tom Hiddleston.
Tilda Swinton.
Mia Wasikowska.
Anton Yelchint.

 

Fuente: Excélsior

¿Qué ver en cine? Sólo los amantes sobreviven, reseña

¿Te gustan las películas de vampiros? Perfecto, porque este fin de semana en cartelera hay una y es muy diferente a todas las que has visto. Twilight es cosa de niños.

d1167935bc554e01bbf6e37f4fed892a_620x350

La voz de Wanda Jackson y su Rockabilly alimentan por el momento a Adam, el disco de 45” vibra en su interior vacío. Adam es un vampiro, un ser sin alma que vive en una mansión abandonada de Detroit; la música y la sangre son las únicas cosas que lo mantienen. El tiempo aparentemente sana las heridas y es hora que se reencuentre con Eva, su alma gemela. El reencuentro desencadenará eventos que quizá ni el Rockabilly pueda sanar.

Jim Jarmusch regresa a la pantalla grande con una historia de vampiros. El director es independencia pura y su narrativa es un viaje, la cinta no es una historia, es un evento. Seleccionar una historia de vampiros por este director es la más grande sorpresa, justo ahora que son prácticamente un recurso gastado, pero a él no le interesa esto, no cuenta una historia solo la expone, los pequeños momentos llenan a cada instante la pantalla.

La historia es contada a modo que el espectador sea testigo por un segundo de la vida de los personajes. Al realizador no le interesa explicarnos quiénes son estos individuos o que sucesos pasaron.

Tom Hiddleston encarna a Adam, un papel hecho a la medida para el actor que aún vive de su momentum por interpretar a Loki en los “Avengers”, su estilo es impecable y le da a la historia todo el sentido que necesita para que nos lleve a un nivel mas profundo de interés. Tilda Swinton es Eva, la mujer distante de Tanger, su interpretación de un monstruo bebedor sangre es muy complicada, a cada escena permite un vistazo a lo profundo que es ser un vampiro moderno.

Jarmusch hace selecciones muy curiosas pero poco lógicas, algo que ha usado a lo largo de toda su carrera fílmica. En esta ocasión nos da pequeños regalos de cómo funciona su mente, desde carros que no funcionan con fósil hasta la extraña aparición de Christopher Marlowe, son recursos que el espectador interesado agradece.

La película es lo más alejado a una historia de vampiros contada, por lo menos, en los últimos diez años. Es recomendada para el espectador familiarizado con el realizador o para cualquier curioso que le encante ser sorprendido a cada escena. No dejes ir esta oportunidad de ver verdadero cine independiente de calidad.

 

Fuente: SDP noticias

Fotos de Tom Hiddleston en el Set de “The Night Manager” revelan algunas cosas claves sobre el actor – FOTOS

Stuart C. Wilson/Getty Images Entertainment/Getty Images

Stuart C. Wilson/Getty Images Entertainment/Getty Images

Dicen que una foto  vale más que mil palabras – sin embargo, la suma tácita de esta frase es que cuando Tom Hiddleston está involucrado, una imagen vale más que la cantidad de palabras en una novela de James Joyce. (Para aquellos de ustedes que no son tan literariamente inclinados, eso significa un montón de palabras.) Muchísimas. Así que, obviamente, cuando una bandada de fotos sobre el detrás de escenas de Hiddleston en el set de “The Night Manager”  golpeó la web, yo sabía que tenía que asumir el reto de deducir el significado profundo y  esencial detrás de estas fotos. Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo. Y por eso, te voy  regalar  4 cosas que estas fotos de Tom Hiddleston en el set  de “The Night Manager” revelan.

Pero antes de hacerlo, vamos a dar un paso atrás y echar un vistazo a The Night Manager. La miniserie coproducida por BBC One, The Ink Factory, y AMC está protagonizada  por Tom Hiddleston y Hugh Laurie. Según el comunicado de prensa:

Una interpretación contemporánea del drama de espionaje de le Carré, “The Night Manager” reunirá amor, la pérdida y la venganza en una compleja historia de la criminalidad moderna. La serie sigue al ex soldado británico Jonathan Pine (Hiddleston) mientras se navega por los recovecos oscuros de Whitehall y Washington, donde una alianza impía opera entre la comunidad de inteligencia y el comercio de armas secretas. Para infiltrarse en el círculo interior del traficante de armas letales Richard Onslow Roper (Laurie), Pine debe convertirse en un criminal.

Así, Tom Hiddleston interpreta a un buen tipo que tiene que ir de incógnito como un chico malo. ¿Podría ser más perfecto? Echemos un vistazo a las fotos del set y ver lo Hiddleston ha hecho últimamente.

La profundidad emocional de Hiddleston no conoce límites

NM2

Todos conocemos a Hiddles por ser un hombre emocionalmente complejo.  Basta con mirar la cantidad de profundidad emocional que le dio a Loki. Aquí se le puede ver en medio de una crisis existencial, tal vez reflexionando sobre el sentido de la vida o la contemplación de su propia mortalidad.

Hiddles sería un gran papá

NM3

Preparen sus corazones a derretirse. Estas adorables fotografías prueban que Tom Hiddleston no sólo es maravilloso y amable para con todos sus fans, incluso de la variedad más joven, pero también muestra que él sería un gran papá. Imagínense pequeños Hiddles bebés británicos corriendo a su alrededor. Como para desmayarse!

Hiddles debe haber sido Doctor en una vida pasada

NM4

Hiddleston es un hombre de muchos talentos y, basados en los garabatos que hace en su autógrafo, creo que es seguro decir que los talentos de Hiddleston eran de la clase médica en una vida pasada. Dr. Hiddleston suena muy bien, sólo estoy diciendo …

Incluso los chicos aman a Hiddles

NM5

Hiddleston tiene una base de fanáticas que rivalizaba en cuanto a su pasión sólo con los aficionados de One Direction – todo el mundo se convierte en un acechador a gran escala para tratar de captar un destello de Hiddles.

FUENTE: BUSTLE

TRADUCCIÓN: Adriana Söderskär Nilsson

Vampiros para adultos

La más reciente película de Jim Jarmusch, con Tilda Swinton y Tom Hiddleston llega a México, y con ella, una reflexiva y sugestiva historia de vampiros preocupados más por el arte que por la sangre.

result-1421

Por Arturo Aguilar

Figura importante en la cinematografía mundial, el vampiro ha recibido muy distintos retratos, desde el icónico Nosferatu de Murnau, muestra ejemplar del expresionismo alemán, al romance adolescente de la saga Crepúsculo.

En esta ocasión con la más reciente película de Jim Jarmusch, Solo los amantes sobreviven, encontramos una historia que lleva a este ser inmortal hacia otras reflexiones, hacia los terrenos de la meditación sobre la música, la poesía o la literatura; y que esconde en el fondo una historia de amor, complejo y profundo, a la humanidad y a una de sus expresiones más complejas: al arte. Olviden el exceso de colmillos y sangre.

Llena de guiños históricos y culturales sobre la profesión artística e intelectual en los últimos siglos (incluida referencia a la teoría sobre que Shakespeare no fue el verdadero autor de su prolífica y reconocida obra), esta historia nos lleva a conocer a Adam y Eve, longeva pareja ahora separada, él viviendo en Detriot, ella en Tánger, Marruecos, quienes  buscan este reencuentro para animarse en momentos de cierta dificultad.

Sobre todo para el protagonista masculino, vampiro alguna vez cercano al concepto de rock star o figura musical, ahora desilusionado del estado actual del arte y de la música, viviendo en Detroit, ese lugar convertido desde hace años en una suerte de cementerio urbano por problemas económicos y sociales. Adam (Tom Hiddleston) vive entre los muertos, o los casi muertos, si hablamos de lo ecnonómico-social-moderno. Del otro lado está Eve (la siempre precisa y cautivante Tilda Swinton), mujer vampiro pragmática, curiosa y directa, quien ha entendido (o aprendido o decidido) que lo más atractivo de su experiencia en este mundo es darle cierta rienda suelta al placer, al hedonismo, pero no al simplemente físico, sexual o de lujuria, sino al que alimenta ideas, conocimiento y pensamientos.

La planeación del encuentro y el encuentro nos llevan a conversaciones cargadas de un esnobismo argumentado, de un hartazgo hacia las modas, de una actitud “yo conozco algo mejor que lo que los emociona a ustedes”, ya se esté hablando de música, literatura o lo que sea. Una actitud hoy definida como hipster, en su versión totalmente superficial, pero que cuando se observa a través de quienes han vivido cientos de años, se puede entender el desencanto mezclado con la soberbia.

Y aquí es donde la película de Jarmusch profundiza, echa raíces y tiene ideas claras hacia dónde lleva la complejidad de estos personajes, sus motivaciones y preocupaciones, y su profundo amor hacia el arte, la manifestación más lograda del ser humano. Y por extensión, por el humano mismo.

Esto queda claro a través de los ojos y charlas de quienes han vivido tantos años y han vivido tantas experiencias, han sido testigos de tantos movimientos, crecimientos, descubrimientos y avances, que hoy ya no se sorprenden tan fácilmente y viven cierta melancolía mezclada con nostalgia hacia otros tiempos.

Resulta un atractivo extra en la experiencia del espectador al ver la película el juego de referencias culturales y sociales que requieren más de una vista para descifrarse y descubrir. Que retan los límites de la memoria y el conocimiento artístico-cultural del cinéfilo en fotos, frases y momentos.

Notable, no solo la dirección de Jarmusch, precisa y rítmica, totalmente dentro de los cánones de su filmografía, sino también las actuaciones de Tom Hiddleston (sí, Loki de la saga de ThorThe Avengers) y Tilda Swinton (quien quizás toda su vida ha parecido un ser extra-humano), quienes encarnan perfectamente a estos seres que parecen ser como nosotros, pero no lo son. Con una destacada capacidad para transmitir la profundidad y complejidad de sus personajes como pocos actores, dando un rango de emociones (con tonos precisos, llenos de detalles) que atrapan e hipnotizan. Tanto como la música del filme, otro personaje al que sin duda vale la pena poner atención.

Solo los amantes sobreviven es una película de vampiros para adultos, para pensar en qué pasa cuando llevas cientos o miles de años viviendo y las cosas pueden empezar a resultarte aburridas, pesadas, y cómo lidiar con ese desencanto de la vida misma. Un retrato sobre el amor al arte, el amor a la vida, el amor y la decepción hacia la humanidad, y cómo incluso en los tiempos más tristes es posible encontrar de nuevo guiños de genialidad artística que vuelvan despertar el interés, la atracción o la fe en nuestra especie.

Una reflexión distinta a lo que habíamos visto anteriormente hablando de vampiros. Una experiencia sin duda gratificante y que invita a verse más de una vez, a ponernos a pensar, y bastante, más de una vez. Y eso, es buen cine.

 

Fuente: Rolling Stone